Por Andrés Ortega, “Xinhofett”

Desde los días 5 de diciembre al 6 de enero, el centro comercial “Gran Vía de Hortaleza” ha preparado una exposición para que todos sus clientes, visitante en mi caso, puedan disfrutar de la saga de Star Wars en una visión miniaturizada mediante los famosos bloques y accesorios de la empresa Lego. Vitrinas con dioramas y personajes en su versión de bloques, tienen su espacio dentro del recinto.

Para comenzar decir que quizás no son las fechas más adecuada para ir a disfrutar de la misma. Lo digo como apasionado de la saga, claro está, y como una persona con la única intención de plasmar lo que veía en una buena fotografía. Cientos de niños y padres, con la proposición de hacer sus compras navideñas, no pararon de cruzarse delante del objetivo. Quizás debería haber elegido ir entre semana en vez de acudir un sábado por la tarde, pero supongo que, dadas las fechas que son, no hubiera encontrado toda la tranquilidad que hubiera querido.

Según salía del garaje pude encontrarme con algunos carteles anunciando el “evento”. Al menos sabía que había acertado con el lugar porque cuando salí a la superficie me encontré bastante perdido. Muchos stands aprovechando el consumismo navideño no favorecían, precisamente, encontrar la exposición. Es muy probable que esa fuera la causa por la que sentí que a la misma se la había relegado a una situación dentro del centro algo discutible.

Subiendo por las escaleras mecánicas del garaje el primer lego-personaje, Chewbacca.

Impresionante altura y un bastante buen acabado aunque, como el pelo es pelo, no era precisamente la mejor de todas. Es muy difícil encontrarse cara a cara con un Chewbacca “pixelado” y quedar encantado de lo visto.

Siguiendo el itinerario, a mano derecha, nos encontramos con otro de los personajes, Jango Fett.

Buena reproducción del padre de Boba.

A continuación ya se podía empezar a disfrutar de alguna de las vitrinas. En ese pasillo había tres de las seis existentes y, para mi gusto, la mejor de todas las que pude observar, la reproducción de un hangar rebelde.

Todas las vitrinas incorporan algún tipo de acción, con movimiento del escenario o de las propias piezas, así como encendido y apagado de luces.
Como se puede suponer, ya hay alguna que ha sufrido el paso de decenas de críos por sus proximidades.

· Batalla espacial Episodio III


Bastante simple. Vehículos por aquí, vehículos por allí. Se podría haber mejorado la escena incluyendo alguna nave de mayor tamaño, como vimos en la gran pantalla. Aunque se hubieran centrado en mostrar una parte de la misma, hubiera sido de agradecer.
· Hangar rebelde



La mejor con diferencia. Puede que me encuentre influenciado demasiado por la Trilogía Original, pero era la única que llenaba por completo la vitrina en la que estaba expuesta, así como mis ansias de fan de Star Wars. Por arriba, por abajo, por los lados, luces, movimientos, … Muy buena. Además, siempre es impactante ver el movimiento de un X-Wing dentro de un hangar.

· Campo de asteroides


Al igual que la otra escena espacial, sin demasiado que resaltar. De todas formas aquí sí se nos muestra un escenario muy completo y bien definido, tomando un patrón exacto de lo visto en “El Imperio Contraataca”. Si pulsabas el botón, los asteroides giraban.

Después de dejar esta última vitrina, nos encontramos con dos nuevos personajes. Unos más que decentes Tusken Raider y Yoda se nos cruzan en el camino.


Paseando un poco más, entramos en otro pasillo donde están las tres últimas vitrinas y el último de los personajes.

· Batalla de Naboo


Muy simple pero con una buena puesta en escena. En una de la fotografías podeis apreciar como debajo del fanbaa había colocado un sistema de luz que simulaba perfectamente el escudo de fuerza que pudimos ver en la película.

· Desembarco en Kashyyyk



· Batalla de Kashyyyk



Las dos vitrinas de Kashyyyk son de las mejores sin ningún tipo de duda. Incorporan una gran cantidad de personajes y vehículos dentro de ellas, y la escena está muy lograda utilizando diversos materiales para conseguirla. La arboleda de la batalla, con sus troncos, flores y musgo, es para enmarcar.

Y ya llegamos al final de esta exposición. Como ya he anticipado, lo último que se puede ver, si por supuesto se sigue el itinerario que yo hice, es otro de nuestros queridos personajes. Una copia del entrañable R2D2 nos aguarda. Sin duda es el mejor de todos los personajes que he visto. Está bastante bien acabado e, incluso, incorpora luces que le hacen parecerse aún más al personaje que representa. A R2 las piezas de Lego parece que le encajan perfectamente, no mostrando demasiada diferencia con su semejante original.

Salí bastante contento pero, como me ocurre siempre en este tipo de cosas, algo defraudado por la cantidad de dioramas y personajes que habían faltado a esta cita.

Supongo que algún día llegará nuestra oportunidad para disfrutar de una exposición completa de Star Wars. Por esperanza que no quede …

Fotografías realizadas por Andrés Ortega, “Xinhofett”